Logo Cooperación Española

España se sitúa como uno de los 10 mayores donantes del Fondo Mundial

La Secretaria de Estado de Cooperación

La SECI, Pilar Cancela, ha destacado esta mañana en un acto organizado por este organismo el compromiso de la Cooperación Española con la salud global y con la lucha internacional contra la COVID19

Compartir noticia

La Secretaria de Estado de Cooperación Internacional (SECI), Pilar Cancela, ha participado hoy en el acto “El Fondo Mundial y la nueva salud global: enseñanzas y retos que nos deja la COVID-19 para luchar contra las pandemias”, organizado por el Fondo Mundial de Lucha Contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria (Global Fund). El encuentro, que ha tenido lugar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, ha facilitado un espacio de reflexión, en forma de mesa redonda, sobre el impacto que ha tenido la COVID-19 en la lucha contra estas tres enfermedades.

En este acto, presentado y moderado por Vanessa López, directora de la Fundación Salud por Derecho, han participado, además de la SECI, Françoise Vanni, directora de Relaciones Externas y Comunicación del Fondo Mundial; la profesora Suerie Moon, codirectora del Global Health Centre; y la profesora Hakima Himmich, presidenta y Fundadora de la Asociación de Lucha contra el Sida en Marruecos y Presidenta de Coalition PLUS. Todas ellas han analizado la importancia de contar con sistemas de salud fuertes para afrontar retos como los que deja la pandemia de COVID-19, así como las diferentes propuestas que se están produciendo globalmente en el marco de una nueva gobernanza post-COVID, con especial atención a los planes del Gobierno de España.

En cuanto al Fondo Mundial, la SECI ha valorado muy positivamente la labor que viene realizando en materia de cooperación para la salud y ha destacado “que haya contribuido de forma notable a un cambio de tendencia en la epidemiología y en los resultados de las tres enfermedades” en las que se centra. Asimismo, ha indicado que España aprecia la estrategia que sigue en países de renta media o en “transición” hacia la salida de ser receptores de este fondo. Tal y como ha afirmado, “la atención a estos países es fundamental para apuntalar los logros de los sistemas públicos de salud y evitar retrocesos”.

Por lo que respecta a la participación de España en el Fondo Mundial, Cancela ha destacado la implicación con el mismo, habiendo contribuido a él con un total de 772.445.000 dólares entre 2003 y 2010, y con una previsión de aportar 100 millones en 3 años, anunciado en 2020, lo cual sitúa a España entre los 10 mayores donantes. Asimismo, ha señalado el compromiso de España con la lucha contra la COVID-19 y sus efectos a nivel internacional, a través de la colaboración en distintos programas e iniciativas, como ACT-A (Acelerador para el Acceso a instrumentos contra la COVID-19, por sus siglas en inglés), co-esponsorizada por España. La SECI ha afirmado que España va a colaborar en una mayor integración del mecanismo de la OMS de preparación ante pandemias; va a apoyar el uso de la financiación en condiciones favorables como complemento de la financiación de la subvención y la mejora de la representación de los países de medianos y bajos ingresos, ONGs y comunidades.

También ha destacado la contribución de 175 millones de euros que ha llevado a cabo España a la Facilidad Financiera Internacional para las Inmunizaciones (IFFIm), de 100 millones de euros a la Alianza GAVI para mejorar el acceso a la vacunación contra enfermedades prevenibles en países en desarrollo, y de 75 millones de euros a la Coalición para la Innovación en la Preparación ante Pandemias, entre otros. Y, del mismo modo, ha sostenido que España ha sido una firme defensora de la respuesta multilateral a la crisis de COVID-19: de ahí su estrecha colaboración con el Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19 (COVAX), que le ha convertido en el 7º mayor donante de vacunas del mundo.

Fondo Mundial (Global Fund)

El Fondo Mundial financia alrededor de una cuarta parte de los programas para luchar contra el VIH y el sida, y proporciona la mayoría de los fondos para luchar contra la tuberculosis y la malaria. Con sede en Ginebra (Suiza), trabaja en asociación con los gobiernos, la sociedad civil, las agencias técnicas, el sector privado y las personas afectadas por las enfermedades. Desde su creación en 2002 ha desembolsado más de 50.000 millones de dólares en la lucha contra el VIH, la tuberculosis y la malaria y en programas para fortalecer los sistemas de salud en más de 155 países. Se estima que ha financiado programas que han salvado alrededor de 44 millones de vidas y han brindado servicios de prevención, tratamiento y atención a cientos de millones de personas.

Actualmente, realiza el 74% de sus inversiones en África Subsahariana; el 16% en Asia y el Pacífico; el 4% en el Norte de Áfricas y el Medio Este; un 3% en Latinoamérica y el Caribe y otro 3% en el Este de Europa y Asia Central.