Educación

Antes de finalizar el plazo fijado por los Objetivos de Desarrollo del Milenio, todos los foros internacionales de la educación celebraron los grandes avances experimentados desde el año 2000. Según cifras del Global Partnership for Education, desde entonces han accedido a la escuela 19 millones más de niños, se ha capacitado cerca de medio millón de profesores, y se han habilitado 37000 nuevas aulas, en las que se utilizan los 218 millones de libros que texto que se han impreso. También, en las escuelas de muchos de estos países se han producido sensibles avances en la paridad de género, donde el número de niñas estudiando se ha equiparado al de niños.

Sin embargo, los mismos foros coinciden en afirmar que aun quedan 57 millones de menores de 15 años fuera de las aulas, muchos de ellos por falta de infraestructuras, por problemas geográficos o por vivir en países frágiles o afectados por conflictos. Y además, la enseñanza que reciben dista mucho de poseer la calidad mínima para que su paso por la educación básica les permita conseguir los objetivos escolares, sociales y laborales necesarios para realizarse plenamente. Según el último informe de seguimiento del programa Educación para Todos de UNESCO, para finales de 2015 aun serán necesarios 1,6 millones de profesores en los países en desarrollo.

Clase de niñas musulmanasEn este ámbito la Cooperación Española tiene como principal cometido colaborar con sus países socios en el establecimiento de una educación básica de calidad, dirigida a los colectivos más desfavorecidos desde un enfoque propedéutico que facilite el acceso a la vida social y laboral. Entendida como un servicio básico, nuestra cooperación internacional trabaja para que la educación en los países en desarrollo se construya desde la participación activa de la sociedad, a través de sus colectivos e instituciones representativas, y ofrece para ello la experiencia adquirida en iniciativas mundialmente reconocidas, como los Programas de de Alfabetización y Educación Básica de Adultos (PAEBA) o el Programa de Escuelas Taller.

De esta forma, colaboramos en estos países en la puesta en marcha de sus sistemas educativos o fortalecemos los existentes, poniendo especial cuidado en la calidad, el acceso universal y equitativo y la inclusión. Y lo hacemos de acuerdo con los principios de armonización y corresponsabilidad con otros donantes, con las organizaciones de la sociedad civil y las instituciones privadas.

Nuestras funciones en el trabajo de la cooperación internacional para el sector educativo consisten en:

  • Desarrollo de las directrices que nuestra política de cooperación educativa pone en práctica, mediante programas e iniciativas para la mejora y el fortalecimiento de los sistemas educativos de nuestros países socios; así como en la sensibilización de la sociedad española respecto a la crítica situación mundial, mediante actividades de educación para el desarrollo que se realizan en nuestros colegios.
  • Participación conjunta con otros actores españoles, entidades públicas regionales y locales, y organizaciones de la sociedad civil en el diseño, planificación, seguimiento y financiación de propuestas educativas ejecutadas sobre el terreno en los mismos países en desarrollo.
  • Alineamiento a través de la colaboración, participación y financiación de organismos internacionales como UNESCO, sus institutos especializados y su Oficina Regional para América Latina y el Caribe (OREALC); la Alianza Mundial por la Educación (GPE), UNICEF, la OEI y otros especializados en la cooperación internacional en educación.

En palabras del actual Secretario General de Naciones Unidas, la educación “es la mejor y más sencilla inversión que las naciones pueden hacer para construir sociedades prósperas, saludables y equitativas. La educación desencadena el potencial humano en los individuos y las sociedades para resolver los problemas actuales, enfrentar los retos del mañana y vivir en un mundo libre de pobreza, [porque cuando] ponemos la educación en primer lugar, podemos reducir la pobreza y el hambre, poner fin al derroche de potencialidades y esperar sociedades más fuertes y mejores para todos.”