Agenda internacional de la Cooperación Española

Madre e hijo, beneficiarios de la Cooperación Española

El año 2015 fue un año clave en el panorama internacional ya que se celebraron varias cumbres clave que determinarán en gran medida la agenda de Desarrollo Sostenible para los próximos años.

Agenda 2030 y Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible fue firmada en 2015 por los Jefes de Estado y de Gobierno de los países miembros de Naciones Unidas. Representa el compromiso internacional para hacer frente a los retos sociales, económicos y medioambientales de la globalización, poniendo en el centro a las personas, el planeta, la prosperidad y la paz, bajo el lema de "no dejar a nadie atrás".
 
La Agenda pretende avanzar hacia sociedades con un crecimiento económico inclusivo y mayor cohesión y justicia social, en paz y con un horizonte medioambiental sostenible. Explica cómo ha de procederse en 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS), que cubren todas las políticas públicas domésticas, la acción exterior y la cooperación para el desarrollo.
Tabal ODS
Los ODS son universales, se aplican por igual a países desarrollados y en vías de desarrollo, abordan las raíces de la pobreza, la desigualdad y la degradación del planeta, y pretenden ser profundamente transformadores.
La Agenda 2030 implica también la acción de la sociedad civil, el sector privado, los sindicatos, las universidades, etc. Genera responsabilidades del gobierno central, los autonómicos y los municipales. Induce nuevas formas de trabajar en el interior de cada país y un modelo innovador de relaciones internacionales, consciente de la creciente interdependencia.
España sitúa la Agenda 2030 y los ODS en el ADN de su acción de gobierno.

Aunque esta agenda continúa la labor de los ODM (Objetivos de Desarrollo del Milenio), su nuevo enfoque integrador la constituye como el marco general para lograr un verdadero desarrollo sostenible que integra todas las dimensiones en favor de las personas y del medio ambiente. Ello implica las siguientes diferencias sustanciales:

  • Es de carácter universal por lo que involucra a todos los países independientemente de su nivel de desarrollo, y por tanto en España debe implementarse;
  • Aborda de forma integrada las tres dimensiones de la sostenibilidad – social, económica y medioambiental – por lo que va más allá del tradicional enfoque de la cooperación internacional para el desarrollo, más centrada en los aspectos sociales;
  • Tiene un enfoque comprehensivo por lo que busca evitar la compartimentación – los ODS no deben contemplarse aisladamente, por silos, sino de manera coherente e interconectada para afrontar los problemas globales, que son complejos e intersectoriales;
  • Busca el cambio de paradigma hacia un modelo de desarrollo sostenible, rompiendo con la dicotomía norte-sur. Todos los países son responsables del desarrollo sostenible pero con distintos niveles de responsabilidad.
  • Dentro de esta Agenda se encuentran 17 ODS, 169 metas y 241 indicadores. Estos se han definido ya a nivel global y deberán ser definidos a nivel nacional.
  • De este modo, el principal eje de la implementación de los ODS es a nivel nacional, de manera que la acción global tendrá valor sólo si se construye sobre la base de los esfuerzos globales, regionales pero muy especialmente nacionales. Por ello, el seguimiento y examen de la Agenda 2030 se realizará a tres niveles: nacional, regional y mundial.

El Foro Político de Alto Nivel (High Level Political Forum, HLPF), fue designado como máxima representación de una amplia red de procesos globales de seguimiento y examen. Se reunirá anualmente bajo el auspicio de ECOSOC, y cada 4 años bajo el auspicio de la Asamblea General de Naciones Unidas. Igualmente, en el marco del HLPF se podrán realizar Exámenes Nacionales Voluntarios (Voluntary National Reviews).

España se presenta en julio de 2018 al primer examen nacional voluntario en el HLPF, habiendo elaborado para ello el Plan de Acción de la Agenda 2030.

El Plan pretende impulsar de forma urgente la implementación de la Agenda 2030 en España, al tiempo que arranca la elaboración de una Estrategia Española de Desarrollo Sostenible que se prevé completar a lo largo de 2019.

El Plan de Acción, elaborado a través de un proceso abierto, participativo y transparente a través de la interlocución con todos los actores sociales y administraciones territoriales, se estructura en lo esencial en dos partes. Por un lado, el análisis del estado de los Objetivos de Desarrollo Sostenible en España, la situación de partida y una cartografía de responsabilidades competenciales de todos los departamentos. Y por otro, las acciones a través de las cuales se impulsará la Agenda en 2018-2020: nuevas políticas y medidas públicas, gobernanza de la Agenda, mecanismos de seguimiento y rendición de cuentas de todos los actores.

El Plan recoge un primer conjunto de áreas prioritarias de políticas denominadas palanca, con capacidad de acelerar el progreso transversalmente y a mayor escala en el conjunto de los 17 ODS: prevención y lucha contra la pobreza, la desigualdad y la exclusión social; Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades; Agenda Urbana; economía circular; Ley de Cambio Climático y Transición Energética; investigación científica y técnica para los ODS; Estrategia  de la Economía Social; Plan de Gobierno Abierto; y la Cooperación Española.

El Plan incorpora un conjunto de medidas transformadoras, de carácter transversal, para sentar las bases necesarias para impulsar los ODS: impulsar una función pública con conocimientos y capacidades para implementar los ODS así como la educación para el desarrollo sostenible como pilar fundamental del sistema educativo; alineamiento de los presupuestos generales y la compra pública del Estado con los ODS; memoria ODS de impacto normativo en toda la actividad legislativa; vinculación de la Agenda 2030 y el Plan Nacional de Reformas; impulso de las alianzas entre todos los actores; situar la Agenda 2030 en el centro de la identidad de España en el mundo; pacto para la comunicación y plataforma en línea de la Agenda 2030; la cultura como elemento clave para la transformación.

La gobernanza de la Agenda descansa en la reciente creación de un Alto Comisionado para la Agenda 2030 en la Presidencia del Gobierno, de un Consejo de Desarrollo Sostenible, de carácter consultivo, de la de articulación entre los tres niveles de las administraciones públicas y en puesta en marcha de una Comisión mixta Congreso-Senado para su seguimiento.

Especial importancia tiene la inclusión de los compromisos y avances de las comunidades autónomas, de los gobiernos locales a través de las estrategias consensuadas en el seno de la FEMP y del resto de actores, sociedad civil, empresas, sindicatos, universidades y colegios profesionales, lo que permite configurar el Plan como el esfuerzo de toda la sociedad.

 

Agenda de Acción de Addis Abeba (AAAA) para la Financiación al Desarrollo

Aprobada tras la Tercera Conferencia Internacional sobre Financiación al Desarrollo en Addis Abeba en julio del 2015 , se constituye sobre la base del Consenso de Monterrey y la Declaración de Doha, pero incluyendo temas nuevos como son el conocimiento, la tecnología y la innovación. Sus principales mensajes se exponen a continuación:

  • Esta agenda indica los instrumentos necesarios para alcanzar los ODS y sus metas, estructurándose en áreas de acción para la movilización de recursos financieros y no financieros para el desarrollo sostenible. En cada área de acción se describen y proponen medidas a tomar por los gobiernos y la comunidad internacional. Las áreas de acción que contempla son: A. Recursos públicos nacionales; B. Financiación privada nacional e internacional; C. Cooperación internacional para el desarrollo; D. Comercio; E. Deuda; F. Asuntos sistémicos (gobernanza); G. Ciencia, tecnología e innovación.
  • Es importante destacar que la AOD (Ayuda Oficial al Desarrollo) es un instrumento más dentro de otros siete capítulos, junto con la fiscalidad, el sector privado, el comercio, deuda, gobernanza del sistema y la novedad respecto a Monterrey/Doha del capítulo de conocimiento, tecnología e innovación.
  • En algunos capítulos los avances han sido mayores (fiscalidad, sector privado, o en conocimiento, tecnología e innovación) y en otros capítulos los avances son más conservadores (comercio o deuda). 
  • El texto incluye un nuevo pacto social para proporcionar protección social y servicios públicos esenciales para todos. Como parte este pacto, los gobiernos se comprometen a proporcionar sistemas de protección social fiscalmente sostenibles, incluyendo suelos de protección social, y también se les anima a establecer objetivos de gasto apropiados a nivel nacional para inversiones en servicios públicos esenciales como salud, educación, energía, agua y saneamiento

En el texto de la AAAA se dispone la creación de un Grupo de Trabajo Inter- Agencia (Inter-Agency Task Force) encargado de evaluar el seguimiento de los compromisos que implica el Acuerdo de Addis. De cara al primer Foro de Financiación al Desarrollo (abril 2016), el IATF publicó su primer informe, que no hace seguimiento de la Agenda dado el poco tiempo de implementación, sino que se centra en presentar todos los instrumentos que empleará para hacer seguimiento a las diferentes áreas de acción y sub-áreas que refleja la Agenda de Addis. En su Anexo III se incluyen las tablas donde se identifican compromisos según áreas y sub-áreas de acción así como programas y fuentes de datos internacionales para el seguimiento de compromisos en base al documento del IATF.

Es importante destacar el vínculo existente entre la Agenda 2030 y la AAAA, de modo que el pilar de medios de implementación de la Agenda 2030 lo constituye la Agenda de Addis, el ODS 17 y las metas de implementación (designadas con letras) bajo cada ODS.

Acuerdo de París para el Cambio Climático – COP 21

Aunque la lucha contra el Cambio Climático figura como un ODS aparte, y se menciona en la AAAA, se trata de una ámbito que cuenta con una agenda internacional propia. No se debe olvidar que la dimensión medioambiental para el desarrollo sostenible va mucho más allá del Acuerdo de París, y que existen otras agendas medioambientales con sus respectivos compromisos (integrados todos en la Agenda 2030). Sin embargo, dado el éxito y repercusión que ha tenido el Acuerdo de París, se considera importante considerarlo en el presente análisis. 

La Cumbre del Clima en París del 2015 culminó con éxito al adoptar el Acuerdo de París  , un tratado jurídicamente vinculante, universal, ambicioso y dinámico que indica el compromiso de los gobiernos a iniciar un nuevo modelo de desarrollo bajo en carbón. De entre los compromisos, se destacan:

  • España anunció su intención de doblar su financiación climática internacional a partir de 2020 comparada con los niveles de 2014, movilizando la cantidad de 900 millones de euros anualmente.
  • La Oficina Española de Cambio Climático (OECC) está liderando un grupo de trabajo interministerial para concretar una hoja de ruta que materialice la movilización de los 900 millones de euros anualmente a partir del 2020 integrando esta movilización recursos públicos y privados.

Este acuerdo establece dos tipos de información que los países desarrollados deberán enviar en los próximos años de cara a cumplir con las obligaciones financieras:  

  • Incrementar la predictibilidad de la financiación climática con información ex ante;
  • Comunicar cada dos años los esfuerzos de financiación climática realizados en países en desarrollo a través de intervenciones públicas (ex post).

Con este nuevo panorama, es evidente que el ámbito tradicional de la cooperación internacional al desarrollo trasciende a las materias, los instrumentos y a las unidades tradicionalmente competentes, y es por ello necesario un cambio de enfoque, de modo de trabajo y paradigma.